En Comunión por un mundo Fraterno y Solidario

Algunas reflexiones entorno al 2 de Abril (por Lic. Eduardo Salas)

Imagen de Lorena Baudry
Posted by Lorena Baudry

 

Días pasados recordamos los 18 años del inicio de la Guerra de las Malvinas. La decisión de la Junta Militar que gobernaba el país produjo un hecho de fuerza que rompía la larga tradición diplomática en favor de la reivindicación pacífica de la soberanía nacional sobre el archipiélago. Con palabras de uso más reciente, se quebraban conductas derivadas de aquello por lo cual “el tiempo era, es y será, superior al espacio”.

Las consecuencias fueron la derrota argentina y la militarización sin precedentes de las Islas. Pero hubo otras de la diversa índole. Por mencionar algunas, desde el reavivamiento de los sentimientos encontrados con el pueblo chileno, la disminución de la capacidad nacional por el control sobre recursos petroleros e ictícolas de nuestro mar argentino hasta el endeudamiento sideral que supuso el esfuerzo bélico.

Pero lo que más me motiva a escribir sobre el tema, es la reflexión de lo ocurrido a la luz de las Enseñanzas, condensadas en la Doctrina Social de la Iglesia, pues lo más importante es que se afectó la Paz. Tal una de las razones del CLAdeS en cuanto a la aplicación y difusión de los valores y principios de tales enseñanzas.

Así, por tomar sólo el Compendio de dicha doctrina, se registra con contundencia y claridad meridiana que “Para resolver los conflictos que surgen entre las diversas comunidades políticas y que comprometen la estabilidad de las Naciones y la seguridad internacional, es indispensable pactar reglas comunes derivadas del diálogo, renunciando definitivamente la idea de buscar la justicia mediante el recurso a la guerra” así como también a la misma amenaza de emplearla (cfr. N° 438).

No por nada se dedica en el Compendio todo un capítulo entero (11) dedicado a la Promoción de la Paz en los diferentes órdenes de la convivencia, y en la condena, sin gambito alguno, de que “la violencia no constituye jamás una respuesta justa” pues “La guerra es un flagelo y no representa jamás un medio idóneo para resolver los problemas que surgen entre las naciones De allí la necesidad y obligación de “la búsqueda de soluciones alternativas a la guerra para resolver los conflictos internacionales ha adquirido hoy un carácter de dramática urgencia” (cfr. 496/7/498).

Para quienes sostenemos la causa argentina como legítima y ajustada a derecho es la ocasión propicia para volver a fortalecer la voluntad de defenderla en el marco de dichas enseñanzas. Gracias a Dios, la democracia recuperada desde 1983 ha alejado las tentaciones belicistas de nuestras dictaduras militares. Y debiéramos comprometer una vez más, esfuerzos para lograr la tan ansiada recuperación de la soberanía sobre el archipiélago con soluciones innovadoras que permitan una adecuada integración de las aspiraciones e intereses de las partes concernidas.

Será el mejor homenaje a nuestros miles de jóvenes muertos, heridos y mutilados que pusieron su pecho en el conflicto bélico. Es tiempo de recordarlos en nuestras oraciones en esta Semana particularmente Santa así como el rogatorio por el consuelo espiritual a sus allegados. Es ocasión propicia para pedir también por todos los jóvenes del otro lado y sus familias pues sufrieron la misma suerte y porque Dios nos acoge a todos y la muerte no tiene bandera.

Con la inspiración del Espíritu Santo, estas oraciones serán también una acción concreta en favor de la solución pacífica del conflicto.

Eduardo A. Salas

Nota: En una iniciativa inédita un nadador argentino y una nadadora inglesa se unieron para cruzar a nado las Malvinas "por la paz". Ver artículo haciendo clic aquí

  • arriba
Total votes: 0